Publicaciones

“En Política gana, el que menos se equivoca”

 

 

Lina M. Carrizosa P.

Como bien lo dijo en una de sus columnas más recientes, una persona de quien soy asidua admiradora, el consultor político, colega Daniel Ivoskus, sobre las pasadas elecciones presidenciales en Colombia, “Los errores pagan electoralmente más que los aciertos”, y sí, indudablemente es así…y otro dicho que me permito resaltar es “En Política gana, el que menos se equivoca”.

Estas últimas tres semanas las campañas se enfocaron en promover más las debilidades de su contrincante, – salieron los famosos “PetroVideos” y el del Ingeniero en un “yate de vacaciones”, luego irse a Miami, porque había recibido amenazas de muerte- quien aseguró que no regresaría al país, hasta que le garantizaran su seguridad. Uno más que otro, se preocupó en seguir llevando las propuestas, su agenda; bajó un poco el tono de su narrativa, para seguir ganando adeptos, pero de que estas campañas cambiaron el establecimiento, lo cambiaron, muchos errores cometieron al final, pero, los colombianos decidieron.

Gustavo Petro, un hombre que lleva más de 30 años en la política, y quien desde hace 12 años soñaba con ser el Presidente de Colombia, – esta era su tercera candidatura presidencial, como quien dice, la tercera fue la vencida- de corriente de izquierda y Rodolfo Hernández, empresario de 77 años, a quien llamaban el “inge”, y otros tantos adjetivos calificativos, quien afirmaba representar el centro, ambos rompieron todos los paradigmas manuales de comunicación política e hicieron que los colombianos vivieran una de las campañas presidenciales más tensa de la historia.

Ahora bien, era común escuchar que ya Petro había alcanzado su “techo”, que era más factible que el “ingeniero” capitalizara los votos de Federico “Fico” Gutiérrez, y tuviera una opción de llegar el Palacio de Nariño, lo cierto es que tantos errores le salieron caros al sr. Hernández,  él no tener un plan de Gobierno consolidado; al llegar al país no hizo declaraciones, y por el contrario, la estrategia la basó en seguir fortaleciendo sus redes sociales, en especial Tik Tok,  Hernández hizo lo que se llama la “no campaña”, y Petro supo capitalizar muy bien estos errores.  Hoy Hernández es un “fenómeno político”, quien logró en un corto tiempo un resultado histórico, aunque suene paradójico, a pesar de la “derrota”, él y su equipo son vencedores, con sus 10.5 millones de votos.

Por otra parte, Gustavo Petro, realizó una campaña tradicional y las últimas tres semanas se dedicó a seguir recorriendo el territorio y reforzar donde había ganado en primera vuelta, se fortaleció en Bogotá, y Departamentos como Amazonia, Vaupés, Guinía, Guaviare, la Amazonia y la Costa; le bajó el tono a su relato político, y fortaleció y segmentó muy bien su discurso llegándole cada vez más a los jóvenes y a las mujeres, a las “minorías”.

A su vez, un factor determinante para ese triunfo fue, Francia Márquez, líder social, y todo lo que representa, mujer afrodescendiente, quien enfocó su relato en las luchas históricas contra la esclavitud, el racismo, la libertad, la justicia social, las comunidades excluidas, el clasismo, el machismo, la violencia,  en cerrar las brechas entre hombres y mujeres y en fortalecer los territorios.  Márquez  rompió la histórica herencia de “apellidos” y  será la primera mujer afrodescendiente en ocupar el cargo de vicepresidenta, y hoy es considerada por la revista Rolling Stones como una de las mujeres más influyentes del mundo.

¿Qué giro dará Colombia? Esa es una muy buena pregunta, hoy Colombia es noticia, no sólo por lo que representa que después de más de 200 años de República, llegue a la Casa de Nariño Petro, y su Pacto Histórico, la pregunta realmente importante es, ¿Cómo se reacomodará la geopolítica en Continente? Entendiendo que la izquierda cada vez más viene ganando territorios, si me permiten hago una lista, Maduro en Venezuela, Luis Arce en Bolivia, Boric en Chile, Castillo en Perú, Ortega en Nicaragua, Xiomara Castro en Honduras, Amlo en México, Miguel Díaz-Canel en Cuba, y las islas del Caribe, sin mencionar que Lula Da Silva nuevamente llegará al poder en Brasil.

Al discurso de Petro del domingo hay que hacerle muchas lecturas, pero aplaudo que llamó al diálogo, a la unión, en diversas oportunidades se refirió a “Colombia como potencia mundial de la vida”, llamó a “desarrollar el capitalismo”, dándole un parte de tranquilidad a los empresarios, a su vez, aseveró que trabajará por el cambio climático. Su mensaje trató de ubicarlo entre “dos aguas”, mandado mensajes a los conservadores, como a los progresistas, trató de mantener un discurso “equilibrado” llamó a la integración de los “pueblos latinoamericanos”, al “Cambio por la Vida” y evidentemente se alió a las grandes maquinarias que lo llevaron al triunfo.

Por otra parte, si me permiten preguntarme, por qué hay tanta miseria y pobreza en el Continente, sean gobiernos de izquierda o de derecha, los políticos de América Latina en general, han sido el gran cáncer de nuestros países, por la simple razón de que hoy en día existen instituciones débiles y disfuncionales.

Qué hay incertidumbre, la hay, los cambios generan ese tipo de emociones; el país dará un giro a la izquierda, luego de años de gobiernos de centro derecha, pero sea cual sea la corriente de los lectores que hoy me leen, el final del discurso de Petro, con ese tono pausado, y utilizando el slogan de su campaña “me llamo Gustavo Petro, y soy su Presidente” causó gran emoción, tanto para sus seguidores, como a sus detractores, sólo falta desearle éxitos al nuevo mandatario, que le cumpla a las minorías que nunca han sido “minorías, sino “mayorías” en esta Patria que tanto amo, creo en respetar las diferencias; porque si a Colombia le va bien, a los colombianos nos va bien.

 

 

 

No comments yet! You be the first to comment.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.